❮PDF / Epub❯ ✈ La visita de Wagner a Rossini ⚣ Author Edmond Michotte – Royalweddingnews.co.uk


La visita de Wagner a Rossini quotes La visita de Wagner a Rossini , litcharts La visita de Wagner a Rossini , symbolism La visita de Wagner a Rossini , summary shmoop La visita de Wagner a Rossini , La visita de Wagner a Rossini 24c779a2 Amazing Book, La Visita De Wagner A Rossini By Edmond Michotte This Is Very Good And Becomes The Main Topic To Read, The Readers Are Very Takjup And Always Take Inspiration From The Contents Of The Book La Visita De Wagner A Rossini , Essay By Edmond Michotte Is Now On Our Website And You Can Download It By Register What Are You Waiting For Please Read And Make A Refission For You


6 thoughts on “La visita de Wagner a Rossini

  1. says:

    Publicado en La visita de Wagner a Rossini de Edmond Michotte El di logo de dos geniosEl prefacio de Xavier Lacavalerie a este curioso libro es muy esclarecedor en cuanto al contenido que nos podemos encontrar en el interior de La visita de Wagner a Rossini Con fecha del 15 de abril de 1906 es la fecha que figura al pie del prefacio o, m s bien, de la larga dedicatoria introductoria, texto, como sabemos, escrito con frecuencia a vuelapluma, a ltima hora, sobre la misma platina, en la imprenta , aparec a en la sediciones Charles Bulen de Bruselas un inesperado op sculo firmado por un relativo desconocido llamado Edmond Michotte En unas cincuenta p ginas, el autor relataba all la visita que hizo, en su presencia y unos cincuenta a os antes, el compositor Richard Wagner 1813 1883 al ilustre Gioacchino Rossini 1792 1868 , que hab a regresado a Par s para vivir apaciblemente una bien merecida jubilaci n dorada Visita durante la cual l tom unas notas Por lo tanto se trat de una visita que realiz Richard Wagner en la compa a de Edmond Michotte a un Rossini en el crep sculo de su carrera Lo que parec a augurar una sucesi n de an cdotas m s o menos curiosas en lo hist rico musical, sin embargo, se convierte en algo muy distinto, ya que el propio Lavacalarie se encarga de indagar en los objetivos de la visita del alem n M s all de la simple curiosidad humana de conocer a una celebridad anta o adulada, tal vez Wagner quisiera sencillamente hacer balance sobre s mismo al visitar a Rossini Como si deseara despedirse definitivamente del viejo orden musical europeo que tan bien encarnaba el viejo maestro, pues hab a hecho vibrar salas enteras a golpe de arias de bravura, gorgoritos virtuosos y crescendos orquestales, de lo que solo l parec a poseer el secreto Y se vuelve mucho m s interesante de lo esperado en la parte final de la entrevista cuando se convierte en una constataci n de dos estilos, de dos formas de hacer y entender la m sica Pero sobre todo les interesa el presente Nuestros dos compositores van, pues, a lanzarse a una apasionante disputatio, cada cual argumentando, paso a paso, sobre la reforma de la pera y las concepciones wagnerianas de la m sica del porvenir , que da todo su inter s a este peque o texto pues, con el agudo ingenio que le caracteriza, Rossini comprende muy pronto que tiene ante l a un te rico inspirado y a un interlocutor de primer orden que sabe perfectamente lo que quiere y a d nde va En efecto, y como bien dice el autor del prefacio que no nos impidan degustar el particular sabor de este texto inesperado y rico en ense anzas.Aparte de la t pica an cdota, como la vez que Rossini conoci a Beethoven Rossini es un puente musical e hist rico entre Beethoven y Wagner, su figura se convierte en algo privilegiado por haber podido vivir ambas pocas En Mil n, yo hab a o do hablar de los cuartetos de Beethoven, y no necesito decirle con qu impresi n de admiraci n Conoc a tambi n algunas obras de piano En Viena, asist por primera vez a la ejecuci n de una de sus sinfon as, la Heroica Aquella m sica me trastorn Ya nicamente pens en una cosa conocer a aquel gran genio, verle, aunque solo fuera una vez O cuando, a partir del halago de Wagner sobre la m sica de Rossini, Rossini es capaz de compararse con otros m sicos aunque no crea tener parang n con ellos Me est usted citando, y lo acepto de buena gana, afortunados cuartos de hora en mi carrera Pero qu significa todo eso comparado con la obra de un Mozart o un Haydn Nunca le dir bastante c mo admiro en esos maestros esa flexible ciencia, esa seguridad que tan natural les es en el arte de escribir Siempre se las he envidiado eso nunca debe aprenderse en los bancos de la escuela, y adem s es preciso ser Mozart para sacar provecho de ello Por lo que se refiere a Bach, para no abandonar su pa s, es un genio abrumador Si Beethoven es un prodigio de la humanidad, Bach es un milagro de Dios Sin embargo, donde de verdad el texto despega y se vuelve m s profundo es cuando hablan sobre su forma de hacer la m sica Rossini, como no pod a ser de otra manera, hace gala de un car cter m s dicharachero que su contrapartida alemana y no duda en ridiculizar momentos en los que tuvo que claudicar a las convenciones musicales de la poca este ejemplo sobre los septetos solemnes que aparec an inevitablemente en todas sus peras es muy representativo Y sabe usted c mo llam bamos a eso, en mis tiempos, en Italia La fila de las alcachofas Reconozco que yo advert a perfectamente lo rid culo de la cosa Me hac a siempre el efecto de una pandilla de facchini cantando para obtener una propina Pero, qu quiere usted , era la costumbre una concepci n que deb amos hacer al p blico, de lo contrario nos hubieran tirado manzanas cocidas e incluso algunas que no lo estaban Wagner, sin embargo, mucho m s afectado, serio, parece querer dar a conocer a Rossini la concepci n de su revoluci n, de su drama musical as como la melod a y el leitmotiv En el siguiente di logo, una joya, habla sobre sus ideas y las compara con uno de los maravillosos momentos de la inconmensurable Guillermo Tell para regocijo del chispeante compositor italiano que no puede evitar preguntarle si l, tambi n, hizo en alg n momento m sica del porvenir el texto no es m s aclarativo sobre esta pregunta que puede ser admirativa o ir nica Wagner Quiero la melod a libre, independiente, sin trabas Una melod a que especialice en su contorno caracter stico no solo a cada personaje de modo que no se confunda con otro, sino tambi n determinado hecho, determinado episodio inherentes al contexto del drama Una melod a de forma muy precisa que, pleg ndose por sus m ltiples inflexiones al sentido del texto po tico, pueda extenderse, reducirse, ampliarse siguiendo las condiciones exigidas por el efecto musical, tal como quiera obtenerlo el compositor Por lo que se refiere a esta melod a, usted mismo, maestro, estereotip de ella un sublime esp cimen en la escena de Guillermo Tell Sois immobile , donde el canto libre, acentuando cada palabra y sostenido por los jadeantes trazos de los violoncelos, alcanza las m s altas cimas de la expresi n humana Rossini De modo que, sin saberlo, hice ah m sica del porvenir Wagner Hizo ah , maestro, m sica de todos los tiempos, y es la mejor Lo que s es claro es que la respuesta de Wagner fue aduladora Un elogio de la m sica de Rossini en el ejemplo ya establecido de Guillermo Tell.En fin, un gozoso y breve descubrimiento que har las delicias de todos los aficionados a la m sica pero que puede disfrutar pr cticamente cualquier persona.Los textos provienen de la traducci n de Manuel Serrat Crespo de La visita de Wagner a Rossini de Edmond Michotte para Antoni Bosch Editor.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *